lunes, 1 de julio de 2013

Recibir Enseñanza




El mejor método para recibir enseñanzas espirituales, ya sea en forma oral o escrita, consiste en "escuchar, concluir y practicar", es decir, entender lo que se dice a nivel intelectual, sacar conclusiones acerca de lo que significa y aplicarlo en la práctica. Si el aprendizaje se realiza de esta manera, el proceso es continuo e interminable; sin embargo, si el proceso se detiene en el nivel intelectual, puede convertirse en una barrera para la práctica.
En lo que se refiere a escuchar o recibir las enseñanzas, el buen estudiante es como una pared cubierta de pegamento: las hierbas que se tiren hacia ella se pegarán. Un mal estudiante es como una pared seca: lo que se tira hacia ella cae al suelo. Cuando se reciben enseñanzas, éstas no deben desecharse o desperdiciarse; el estudiante debe retenerlas en su mente y trabajar con ellas. Cuando las enseñanzas no se profundizan con el entendimiento, son como hierbas que se tiran hacia una pared seca, caen al suelo y se olvidan.
Sacar conclusiones respecto a lo que las enseñanzas significan es como encender la luz en un cuarto oscuro; puede verse claramente aquello que estaba oculto. Es la experiencia del "¡a-já!": las piezas caen en su lugar y todo se comprende. Esto difiere de un simple entendimiento conceptual, ya que es más bien algo que sabemos y no algo que sólo hemos escuchado. Por ejemplo, si se nos dice que hay cojines amarillos y rojos en un cuarto, esto es un conocimiento intelectual; si vamos al cuarto en la oscuridad, no podremos distinguir cuál cojín es de un color y cuál de otro. Llegar al significado es como encender la luz: podemos ver directamente el rojo y el amarillo. La enseñanza ya no es algo que sólo podemos repetir, sino que ha llegado a formar parte de nosotros.
"Aplicar en la práctica" significa llevar lo que se ha entendido de manera conceptual —aquello que hemos recibido como enseñanza, acerca de lo cual hemos reflexionado y a lo que hemos encontrado un significado para nosotros- a la experiencia directa. Este es un proceso análogo al de probar la sal; se puede hablar de la sal, entender su estructura química, pero sólo se tiene la experiencia directa del sabor de la sal cuando se paladea. La experiencia no puede asimilarse intelec- tualmente ni puede transmitirse a través de las palabras; si tratamos de explicarla a alguien que nunca ha probado la sal, no podrá entender nuestra experiencia. Lo mismo sucede con las enseñanzas. La manera de estudiarlas es: escucharlas o leerlas, reflexionar acerca de ellas, concluir su significado y luego encontrar ese significado a través de la experiencia directa.
En el Tíbet las pieles nuevas se ponen al sol y se frotan con mantequilla para hacerlas más suaves. El practicante es como una piel nueva: duro y áspero, con una visión limitada y una rigidez conceptual. La enseñanza (dharma*) es como mantequilla que se le frota mediante la práctica, y el sol es la experiencia directa; cuando se aplican ambas, el estudiante se vuelve suave y maleable. Sin embargo, la mantequilla se guarda en bolsas de piel y cuando se deja ahí por muchos años, la piel se vuelve tan dura como la madera y no es posible suavizaría nuevamente, no importa cuánta mantequilla nueva se use. De la misma manera, alguien que pasa muchos años estudiando las enseñanzas, intelectualizándolas y teniendo poca experiencia directa de ellas, es como esa piel endurecida. Las enseñanzas pueden suavizar la piel endurecida por el condicionamiento y la ignorancia, pero cuando se guardan en el intelecto y no se frotan en el individuo por medio de la práctica, ni se calientan con el sol de la experiencia directa, puede volverse rígido y duro en su comprensión intelectual. Entonces las nuevas enseñanzas no lo suavizarán, no podrán entrar en él ni cambiarlo. Debemos tener cuidado de no guardar las enseñanzas como conceptos intelectuales solamente, ya que la comprensión intelectual en sí misma se vuelve un impedimento para la sabiduría. Las enseñanzas no son ideas para coleccionar, sino un camino a seguir.
TENZIN WANGYAL RÍNPOCHE

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Hot Sonakshi Sinha, Car Price in India