viernes, 2 de agosto de 2013

Las Runas del Hechicero del Caos




Hay tres herramientas adivinatorias que el hechicero en Inglaterra puede fácilmente obtener o construir, estas son las runas, piedras y huesos (huesos de animal, humano o pájaro). Las runas son las más complejas de las tres, no solamente de construir sino con las que también trabajar, ya que son en sí mismas un completo sistema de hechicería. El Hechicero del Caos se beneficiará del aprendizaje sobre su historia, mitología e interpretaciones comunes en adivinación. El libro de Freya Aswynn, “Hojas de Yggdrasil” es uno de los más recientes libros sobre las runas, su historia y uso práctico.
La primera decisión a tomar es de qué material deberían las runas ser hechas. Tradicionalmente, las runas son grabadas en madera, pero el Hechicero del Caos puede usar cualquier material que considere apropiado, incluyendo pequeñas piedras, conchas marinas, etc. Uno de los beneficios de la madera, sin embargo, es que el grabado real de cada glifo dentro del trozo de rama implanta la imagen de la runa en la mente del hechicero y es una forma excelente de vincularlo con cada runa. Hay tres árboles que afortunadamente todavía existen en suficiente cantidad de los que tomar una sola rama no causará un daño indebido al árbol o bosque; estos son el roble, que simboliza el principio masculino, el abedul, que está asociado con la Diosa en los países nórdicos, y el avellano, tradicionalmente vinculado con la magia y la brujería.
Los antiguos grimorios y libros sobre alta magia hacen del proceso de recoger una rama para la construcción de herramientas mágicas demasiado complejo para la hechicería primitiva. El hechicero debería decidir el momento más apropiado para el corte, por ejemplo un método simple para las runas orientadas según un modelo masculino sería coger una rama de roble durante las horas de luz diurna en el día del sol (Domingo), ya que el sol está asociado en gran medida con el principio masculino y dioses
tales como Mitra, adorado en el culto del Sol Invictus, Odín o incluso la noción Céltica del Hombre Verde pueden ser evocados o llamado para dar fuerza al trabajo. También, la runa sowulo puede ser invocada ya que esta runa simboliza al sol. Si el hechicero quiere trabajar con poder intuitivo femenino, una rama de abedul sería recogida después de la puesta del sol, durante la noche, cuando el principio de la diosa de la luna ha adquirido poder sobre su opuesto masculino, lo cual naturalmente tomaría lugar la noche de la luna (Lunes). Hay varias diosas que pueden ser evocadas o llamadas, incluyendo Artemisa, Selene, Venus o Berchta, la diosa Nórdica asociada con la runa Berkana y, por lo tanto, el árbol abedul. Hay diferentes fases de la luna y el momento más apropiado debe ser elegido por el hechicero, basado en su intuición, aunque la luna llena es elegida más a menudo y también es un momento excelente para hacer trabajo adivinatorio general.
La rama de avellano puede ser recogida en Miércoles, el día tradicional de la magia, asociado en las tradiciones Occidentales con Mercurio (o Hermes en Griego). Otros dioses o diosas asociadas con la magia puede ser llamados, incluyendo Thoth, Hécate o la Morrigan. El avellano es un árbol muy mágico y, como el roble que da la bellota, produce el avellano la avellana, que puede ser machacada y quemada como ofrecimiento al espíritu del árbol. La rama de avellano cuando se corta en segmentos también es, debido a la blandura de la madera, es comparativamente fácil de grabar. Adicionalmente, el avellano está asociado con la Brujería, los sabios populares de Bretaña eran también hechiceros y usaban el avellano en su magia. Varas y muñecas eran a menudo hechas de madera obtenida del avellano.
Un árbol alternativo del que coger una rama es el tejo, representado por la runa eiwaz o algiz y significa el árbol del mundo cósmico de los Nórdicos, Yggdrasil; Odín también es invocado como un dios de los magos. Para aquellos hechiceros que quieran ser más metódicos y mantenerse dentro de una tradición en un momento, el tejo es un árbol excelente del cual hacer las runas.
Un trabajo simple en el que comprometerse antes del secado de la rama es llamado el “Ritual de enterramiento y Resurrección.” Toma la rama, agradece al espíritu del árbol por darte parte de su fuerza vital, después cava un pequeño agujero, entierra la rama y déjala una noche. Por la maña, cava y saca la
rama, lávale la suciedad frotándola con una manzana, después eleva la rama por encima de tu cabeza encarando al sol mientras sale por el este y di “... con mi propia mano haré las sagradas runas con esta rama, sólo usando las más simples herramientas seré capaz de hacerlas.” Esta es una declaración de intención y un pacto contigo mismo por el que completarás el trabajo emprendido. La rama debería ser enterrada en tu jardín u otro lugar cuyo suelo sea sagrado o especial para ti; si esto no es posible, encuentra un trozo de suelo en el que puedas trabajar sin ser interrumpido. Una vez de nuevo la  maginación del hechicero debería ser la guía. El enterramiento de la rama simboliza la muerte, en este caso la muerte de la rama como parte del árbol.
Recuperarla simboliza la intención del hechicero de dar a la rama una nueva vida mágica.
Es importante que las runas sean grabadas de una forma metódica. Las veinticuatro runas están divididas en grupos de ocho, conocidos como “aett.” Cada aett tiene una importante función simbólica y numerológica. Empieza con la primera runa, fehu, después a lo largo de los siguientes veinticuatro días, graba una runa durante el día (o por la noche). Después de que cada runa haya sido grabada, aprende sus significados mágicos y dedica algún tiempo a la meditación sobre ellas. Esto permite que
las runas sean almacenadas en varios niveles en la memoria del hechicero, para que puedan ser visualizadas cuando se realicen otros trabajos de hechicería. Después de cada aett, pon las runas en orden y observa cómo cada runa se desarrolla dentro del carácter individual de cada ett, e. g. el primer aett mostrará al hechicero cómo la gente del Norte percibía el desarrollo del orden a partir del caos, en términos del desarrollo del universo.
Cuando todas las runas se hayan completado, será el momento de consagrarlas. La consagración es importante ya que permite al hechicero cargar cada runa con parte de su fuerza vital, formando así un enlace mágico directo con las runas. El hechicero puede usar su sangre o semen, mientras que la hechicera puede usar su sangre, fluidos sexuales o su particularmente poderosa sangre menstrual. Usando la intuición, cada hechicero decide qué substancia o fluido es más conveniente para sí, incluyendo cualquier combinación de substancias. Si el hechicero tiene una pareja mágica, pueden combinarse fluidos de los cuerpos de ambos para la consagración, una excelente combinación sería el
semen de él mezclado con el fluido vaginal y sangre menstrual de ella.

Nicholas Hall

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Hot Sonakshi Sinha, Car Price in India