domingo, 11 de marzo de 2012

Alquimia: La Gran Obra




“La Alquimia, dice Paracelso, es una ciencia que estudia cambiar los metales de una especie en otra especie” (El Cielo de los Filósofos) ,esta es la definición que dan la mayor parte de los alquimistas, así Dénys Zachairedice, “Es una parte de la filosofía natural, la cual demuestra la manera de perfeccionar los metales en la tierra, imitando a la Naturaleza en sus operaciones, tanto como le sea posible”. Roger Bacon, da una definición más precisa: “La Alquimia es la ciencia que enseña a preparar una cierta medicina o elíxir, el cual siendo proyectado sobre los metales imperfectos les comunica la perfección, en el momento mismo de la proyección” (Espejo de Alquimia). Asimismo, “la Argiropea y la Crisopea es el arte que enseña a dar a la materia cercana del oro y de la plata, la forma de estos metales” .
En el siglo XVIII donde la química brillaba en todo su esplendor, fue necesario diferenciar las dos ciencias, y he aquí como habla Dom Pernety: “La química vulgar es el arte de destruir los compuestos que la naturaleza ha formado, y la química hermética es el arte de trabajar con la naturaleza para perfeccionarlos”(Fábulas griegas y egipcias).
Pero todos estos alquimistas no han visualizado sino la alta Alquimia. Había en efecto dos especies de alquimistas: los sopladores, gentes desprovistas de teoría, trabajando a la aventura, buscaban es verdad la piedra filosofal, pero empíricamente, por momentos hacían química industrial, fabricando jabones, falsas piedras preciosas, ácidos, aleaciones, colores; son ellos quienes dieron nacimiento a los químicos; son ellos quienes vendían por dinero el secreto de hacer oro, charlatanes y malandrines, hacían moneda falsa, más de un soplador fue colgado en la horca dorada, suplicio reservado a esta especie de impostores. Los filósofos herméticos, al contrario, desdeñaban estos trabajos que calificaban con el nombre de sofisticaciones, se entregaban a la búsqueda de la piedra filosofal no por avaricia sino por amor a la ciencia. 

Un pasaje de la Physica Subterranea de Beccher. “Los falsos alquimistas no buscan sino hacer oro, los verdaderos filósofos no desean sino la ciencia, los primeros no hacen sino tinturas, sofisticaciones, inepcias, los otros se preguntan los principios de las cosas”. Vamos ahora a examinar los problemas que los alquimistas se proponían resolver. El primero y el principal consistía en la preparación de un compuesto, denominado elíxir, magisterio, medicina, piedra filosófica o filosofal, dotada de la propiedad de transmutar los metales ordinarios en oro o en plata. Se reconocía dos elíxires, uno blanco transmutando los metales en plata y uno rojo transmutándolos en oro. Los alquimistas griegos conocían esta distinción de dos elíxires, el primero blanqueaba los metales, el segundo los amarilleaba, (ver Berthelot: Orígenes de la Alquimia). La piedra filosofal no era al comienzo sino un simple poder transmutatorio sobre los metales, pero más tarde los filósofos herméticos le reconocieron multitud de otras propiedades: producir piedras preciosas, diamante, curar todas las enfermedades, prolongar la vida humana más allá de los límites ordinarios, dar al que la posee la Ciencia Insuflada y el poder de dominar las potencias celestes, etc. 

El problema de la Quintaesencia era más racional, se trataba de extraer de cada cuerpo las partes más activas: el resultado inmediato fue el perfeccionamiento de los procedimientos destilatorios. En fin, los alquimistas buscaban el oro potable. Según ellos, el oro era un cuerpo perfecto, debía ser un remedio enérgico y comunicante al organismo de una resistencia considerable de toda especie de enfermedades.
Pero generalmente los empíricos vendían bastante caro bajo el nombre de oro potable, todo líquido que ofreciera un hermoso color amarillo, especialmente la solución de percloruro de hierro. Como se ve, a los Alquimistas no le faltaban temas para probar su paciencia: pero en su gran mayoría abandonando los problemas secundarios ,no perseguían sino la realización de la gran obra.

ALBERT POISSON
TEORÍAS Y SÍMBOLOS DE LOS ALQUIMISTAS
LA GRAN OBRA
 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Hot Sonakshi Sinha, Car Price in India