jueves, 23 de agosto de 2012

Los caballeros del neo-gotico




La búsqueda de uno mismo, la aventura del Saber interior, toma a veces extraños caminos poblados de demonios y de hadas... y la sombra de los castillos góticos surge en pleno siglo XX, en el margen de autopistas que no llevan a ninguna parte.
Hoy, todo puede ser un pretexto para la magia ritual, a poco que el marco participe y resucite las antiguas visiones. Hay algunos que viven con esta sensibilidad fuera de lo común, buscando en el sortilegio de las viejas piedras los demonios en los que el hombre moderno ya no cree.
Pero los demonios existen- Basta para convencerse, seguir los caminos de la campiña, bordeados de menhires, atravesar extrañas capillas olvidadas, perderse en la niebla de invierno que, como en una memoria confusa, conserva celosamente las imágenes del pasado. Entonces, el adepto se encuentra en la encrucijada del tiempo, mil años atrás, sobre 'el camino de una terrible hechicería.

Al igual que en el siglo XIX, con Stanislas de Guita y el Sar Péladan, el ocultismo en decadencia ha resurgido en nuestros días con Aymond de L'Estrange y Arnouid de Liedekerke, asimismo poetas y adeptos del arte mágico.
Aymond de L'Estange es el autor de una tesis universitaria sobre Péladan y es el especialista de las grandes figuras ocultas del siglo XIX. Arnouid de Liedekérke, que terminó un decolorado sobre la toxicomanía en la literatura decadente del siglo pasado, nació en París en 1951. En sus numerosos poemas (cuyo titulo general resulta significativo: La Fiesta de tos muertos), la iniciación se hace como la luz, progresivamente, grado a grado/ como una vela que se entreabriera lentamente para re-velar los esplendores de los que hablan las antiguas maldiciones. Arnouid invoca «al Gran Nocturno de los relojes de arena y marfil, para infringir la ley de los antiguos cementerios»
Toda la magia decadente descansa en los versos de este evangelio sombrío: «Recorred el tiempo extraño..., lanzad al alba vuestros viejos bagajes, danzad en los bailes alquímicos, con las flores, la muerte, el viento,... Descolgad la luna cada tarde, para embeber, desde cerca, el color de su sangre», La sangre encuentra su verdadera función mágica. Es el vehículo del espíritu; la sonrisa de la mujer que se transforma, de pronto, en un «beso vampírico frío como un hábito».
El adepto se despierta a sí mismo cuando se «levanta la noche» y sopla «el gran viento de sangre pura ". Al final de la noche, desaparecerá, transfigurado por las llamas de su propio ritual; pues el ser, para llegar a ser verdaderamente vivo, deja el mundo visible y entra en el universo astral para perseguir su búsqueda ininterrumpida. Tal es la posibilidad que el adepto puede esperar del último grado: el paso a otra dimensión, a un estado de conciencia diferente.
Cuando el hombre se pregunta por la desaparición del adepto de la alta magia, el brujo le responde, inevitablemente: «El mundo es incomprensible. No lo entendemos jamás. No desvelaremos nunca sus secretos. Debemos tratarle como es, ¡un misterio absoluto!.
Para Arnoutd de Liedekerke, que se expresa en un estilo decadente que le es propio, el adepto ha entrado en un misterio inviolable, al que se llama «leyenda»:
Se extravió en el Palacio de los Espejos Una tarde soñadora y celeste...
Nadie le ha visto jamás..,

Autor: Jean-Paul Bourre
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Hot Sonakshi Sinha, Car Price in India