domingo, 22 de julio de 2012

El Censor Psiquico




La parte física de nosotros mismos es muy quisquillosa acerca del Caos y la Magia; de hecho, nuestra mente aborrece estas cosas y hay un mecanismo de censura muy poderoso que nos impide usar o notar más que una pequeña fracción de ellas.
Cuando se presentan eventos mágicos reales a las personas, de algún modo ellas se las arreglan para no notarlos. Si se les fuerza a notar algo indiscutiblemente mágico se pueden aterrorizar, sentir náuseas, y enfermarse. El Censor Psíquico nos escuda de intrusiones desde otras realidades. Deja fuera la mayor parte de nuestra comunicación telepática, nos ciega a la presciencia y reduce nuestra capacidad de registrar coincidencias significativas o de recordar sueños. El censor psíquico no está puesto allí sólo por malicia divina; la vida física ordinaria sería imposible sin él. Sería como vivir permanentemente bajo la influencia de alucinógenos.
La conciencia-fuerza en nosotros que aparece como la raíz de la voluntad y la
percepción puede llamarse Kia. Esta Kia no tiene forma. Cualquier forma de motivo innato o divinamente sancionado que uno pueda parecer haber encontrado en ella es una ilusión. Es este vacío al centro del propio ser que es el real Santo Ángel Guardián. El censor psíquico, por otra parte, es una cosa material que protege a la mente de la magia y de ser abrumada por la imponente extrañeza de la dimensión psíquica que a nosotros se nos aparece como caos. Los magos tienen varios trucos en la manga para pasar por alto selectivamente al censor psíquico. El censor es más activo en algunos niveles de conciencia que en otros. En el nivel de sueño, la percepción, y a veces la voluntad, tienen más libertad para actuar mágicamente, pero a menudo el censor triunfa en evitar ya sea que la orden de hacer esto penetre el nivel de sueño, o que se acceda al recuerdo en el nivel despierto.
El censor da al nivel despierto (en el cual somos conscientes de pensar y tener emociones) el mayor grado de protección, y muchas técnicas mágicas están  diseñadas para apartar la conciencia de este nivel. El nivel robótico en el que realizamos tareas automáticas no está tan bien protegido. En un estado de preocupación distraída pueden ocurrir extraños destellos de percepción casi subliminal, pero a menudo el censor actúa para evitar que éstos entren de lleno en la conciencia. Si se puede superar esta barrera, puede percibirse un volumen casi enloquecedor de telepatía, precognición a corto plazo, y coincidencias improbables. El nivel gnóstico de concentración inmóvil o excitación extática es el menos protegido por el censor, porque en este nivel se silencia gran parte de la mente. En consecuencia, la mayoría de los sistemas mágicos efectivos han desarrollado uno o más métodos para entrar deliberadamente a este nivel.


Peter Carroll
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Hot Sonakshi Sinha, Car Price in India