lunes, 11 de junio de 2012

Magia Egipcia: Los amuletos de los magos





Vivos y muertos gozan de la proyección de los amuletos que llevan sobre sus cuerpos. A menudo representan a grandes divinidades (Ra, Horus, Osiris) que garantizan un excelente viaje por los cielos, la seguridad, la salud y toda suerte de felicidades compatibles. Un amuleto estáinscritosobre diversos soportes, como, por ejemplo, papiros o tela. Se le anuda o se le cuelga con un cordoncillo alrededor del cuello: lo importante es estar en contacto con él.

Cuando el mago crea un amuleto, introduce en el objeto fuerzas esenciales para preservar la vida y garantizar la inmortalidad de un cuerpo o de una momia. Con objeto de proteger por completo a esta última, hay que utilizar ciento cuatro amuletos diferentes. Atados a los dedos de los pies o a los pies, hacen circular la fuerza mágica a través de todo el cuerpo antes de llegar a la cabeza.1 Protegen del mal bajo todas sus formas.

Es por eso que una buena madre de familia tiene un conocimiento profundo de la magia de los amuletos, los cuales utiliza para poner a su niño al abrigo de los peligros exteriores. También favorecen el amor, la vitalidad y el éxito en el trabajo.

Oro, bronce, cristal, barro y piedra son utilizados en la fabricación de amuletos. El papiro mágico de Leiden indica la manera de confeccionar un excelente talismán: se toma una cinta de lino de dieciséis cabos (cuatro blancos, cuatro verdes, cuatro azules, cuatro rojos), se tiñe con la sangre de una abubilla y se ata a un escarabajo en actitud de dios solar, vestido de biso (tejido de seda y lana). De este modo, es todo el universo religioso del antiguo Egipto el que se revela en el pequeño mundo de los amuletos; vemos en él una pléyade de divinidades, animales sagrados, elementos reales que confieren al difunto la categoría de faraón (por ejemplo, las coronas reales), conceptos abstractos como la Vida, la Salud, la Fuerza (simbolizadas por lallave de la vida, el papiro), el corazón-conciencia, la mutación del ser encarnado en el escarabajo y la estabilidad en una columna. Objetos corrientes tienen un significado profundo: la escalera permite subir al cielo, el cabecero permite un sueño regenerador al resguardo de los demonios, los instrumentos de los constructores (tablero de diseño, nivel, escuadra, hilo de plomo) revelan la manera cómo trabajan los Creadores.
 
Como es norma dentro de la magia, es el Verbo quien confiere su realidad a los amuletos. Así, los capítulos 155 a 160 del Libro de los muertos se titulan: Palabras a pronunciar sobre una columna-djed de oro colocada en el cuello del bienaventurado, sobre un nudo de jaspe rojo colocado en el cuello del bienaventurado, sobre un collar de oro colocado en el cuello del bienaventurado…” Bienaventurado, en efecto, el que se beneficia de tal seguridad contra las fuerzas del mal. La columna-djed merece una atención especial. Con motivo de una grandiosa ceremonia primordial dentro de la magia de Estado, el faraón enderezaba una columna tumbada sobre el suelo. De este modo recreaba la columna vertebral de su reino. En efecto, esta columna es el eje secreto del cuerpo de Osiris. Permite al Estado ser estable, conforme al modelo divino. Sobre la columna-djed, se pronuncia esta fórmula: Tu espalda te pertenece, que tienes el corazón en reposo; tus vértebras te pertenecen, que tienes el corazón en reposo. te acuestas sobre la orilla, yo pongo agua debajo de ti. Mira, yo te entrego la columna-djed, de forma que te diviertas con ella”. Fórmula enigmática, cuya finalidad es permitir al ser enderezarse, adoptar la vertical, alcanzar la estabilidad necesaria para perdurar.

Antes de pronunciar las fórmulas sobre la columna, el mago la coloca sobre un ladrillo de arcilla. Se le prepara un nicho en el muro oeste de la tumba y se le coloca mirando al este. Se cierra luego el muro con tierra impregnada de aceite de cedro. La columna es invisible, pero está presente. Gracias a ella, la columna es inmutable y se convierte en una morada de eternidad.

Algunos amuletos son sorprendentes, como la mano de Atum, diosa que ahuyentó la tempestad del cielo y que nos recuerda la masturbación primordial del creador. Esta mano, calificada dePoderosa, ayuda a la luz a vencer al demonio de las tinieblas. Expulsa el sufrimiento, la impureza. También, en ausencia de la madre o de la nodriza del niño, coloca sobre éste una mano amuleto para protegerle. Esta no es otra quela mano de Isisque vela por su hijo Horus y le procura bienestar y salud.

La rana (en realidad la diosa Hekert) es un amuleto que favorece la resurrección, en razón de su nacimiento particular en el limo del Nilo. Los seres más extraños decoran estos amuletos: los patecos, personajes desnudos, deformes, con el cráneo rapado, a la vez niños y adultos, cuyo papel consiste en expulsar a los demonios.

Dato primordial: los amuletos son eficaces tanto para los vivos como para los muertos. Pero ¿cómo garantizar las funciones vitales, tanto aquí abajo como en el más allá, sin una utilización inteligente de los amuletos? Gracias a ellos, el bienaventurado tiene la posibilidad de unirse a los servidores e Horus, de gobernar el mundo de las estrellas.

En la Época Baja, los amuletos proliferaron, exagerados por la oleada de una magia popular cada vez más ingenua, cada vez más alejada de sus raíces. Se utilizan sobre todo pelos de vaca, de cabra, así como sustancias más o menos apetitosas para fabricar talismanes a crédito. Aquello no era más que una caricatura de la magia.


Christian Jacq
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Hot Sonakshi Sinha, Car Price in India