lunes, 18 de junio de 2012

Espagiria e Iniciacion



« La única iniciación que yo predico y busco con todo el ardor de mi alma es por la que nosotros podemos entrar en el corazón de Dios y podemos hacer que el corazón de Dios entre en nosotros, y formar allí un matrimonio indisoluble que nos hará amigos, hermanos, y esposos de nuestro Divino Redentor. No hay ningún otro misterio para llegar a esta iniciación santa que descender a las profundidades de nuestro ser, y no irnos hasta que nosotros podamos llevar a la superficie la viviente y vivificante raíz, que producirá así todo fruto dentro de nosotros y sin nosotros naturalmente. » - Louis Claude del St. Martin.

Según Paracelso, el Ens está entre las más poderosas medicinas, y es una de las más fáciles de hacer. El ens, o entia (plural), es una influencia, o principio que nos afecta, y es definido como espiritual, psíquico, o físico. Mientras se han indicado cinco principios como los creadores del estado de enfermedad dentro de nosotros, la tintura ens, creada del Reino Vegetal, puede usarse para corregir estos desequilibrios y darnos salud física y psíquica.

« El Ens manifiesta la virtud iniciática más elevada de la planta de la cual esta hecho.»

Es entonces este aspecto iniciático el que nosotros buscamos cuando creamos e
ingerimos el Ens de una planta particular. Los maestros discrepan, aparentemente, sobre la naturaleza de las medicinas espagíricas cuando se toca este punto. Hay por lo menos algún maestro (Jean Dubuis) que sugiere que la iniciación es la única meta de los productos al-kemicos. Otros, particularmente Frater Albertus, Bacstrom, y Manfred Junius sugieren que puedan producirse poderosas medicinas para las enfermedades físicas usando los procesos "al-kémicos". Las opiniones varían sobre los productos, unos declaran que el producto creado da más de un beneficio espiritual por su ingestión, mientras otros piensan que da bienestar físico por su uso. La tradición hermética nos sugiere ello, así como la posibilidad de que el destinatario (o recipiendario) que no ha ayudado en la creación de las medicinas, reaccione mucho más fuertemente al súbito aumento global en sus vibraciones, algunos reaccionan más violentamente en el caso de las más altas y más potentes medicinas metálicas y minerales. Esto se puede deber a que las personas que no se han involucrado en actividades esotéricas o espirituales encontrarán una reacción más física de la medicina.
Si la iniciación es entonces la meta o el objetivo del ens, ¿que es entonces la iniciación?, ¿Por qué debemos buscarla?
¡La naturaleza de la iniciación esotérica es a menudo descripta por aquellos que la buscan, e igualmente a menudo, por aquellos que pretenderían haberla alcanzado!
Basta decir que la iniciación es el principio de un nuevo aspecto de nuestro desarrollo interior. Uno puede tener experiencias interiores, la iniciación sin embargo juega separadamente, haciéndose progresiva en su función, intensidad, y propósito. Así, se puede decir, que el propósito de experiencias interiores.



Muchas escuelas, órdenes, y sociedades ofrecen iniciaciones en sus varios grados, ornamentadas con bellos rituales, títulos. Sin embargo, el estudiante cuando el empieza sus estudios al-kémico-espagìricos probablemente vea que estas iniciaciones exteriores ritualizadas, son sombras, imitaciones, cosas prometidas, pero lo real, lo verdadero, es que la iniciación que perdura es solamente la que viene desde dentro.
Es similar a lo que nos dice Alexander von Bernus en su Alquimia y Medicina:
« Se ve pues que en el trasfondo de la alquimia se encuentra la iniciación, una enseñanza esotérica milenaria que se remonta hasta la Antigüedad pagana, al sentimiento de solidaridad cósmica de la conciencia egipcia, caldea y griega, para penetrar a continuación en el mundo occidental, por el intermedio de la civilización árabe. En Occidente, esta enseñanza será teñida de cristianismo y devendrá el  misterio del Grial. »
« La idea de la transformación se encuentra, ciertamente, en el centro de la iniciación alquímica; no se trata, sin embargo, de la transformación de los metales, sino de un proceso místico de transmutación interior, del que el fenómeno físico-químico de la transformación metálica no es más que una manifestación devenida visible y real en el mundo de la materia.
Es en esto que piensan los verdaderos Adeptos cuando afirman que la piedra filosofal no es obtenida más que por quien ya la ha realizado en sí mismo: "Acumulad primero bienes en el cielo, y todas estas cosas os serán dadas por añadidura." »

« Desde entonces, sin ser siquiera incrédulo, se tiene derecho a preguntar cuál es el origen de este conocimiento de los fenómenos y de las relaciones biológicas y físicas, que sigue siendo -y parece tener que permanecer así por largo tiempo todavía- un libro de siete sellos para la ciencia, pese al considerable progreso que ella ha conseguido. La respuesta a esta pregunta es que se trata de una ciencia iniciática, adquirida por un aprendizaje de orden espiritual. Los conocimientos supraesenciales así conquistados por los adeptos de todos los tiempos, y desde la más lejana prehistoria, han conducido a la ciencia iniciática celosamente guardada que ha dado a los maestros del hermetismo, desde la antigüedad pagana hasta nuestros días, el poder de dominar las fuerzas ocultas de la naturaleza, incluso si el pensamiento científico actual sigue siendo incapaz de hacerse una idea de lo que pueden ser estas 'fuerzas ocultas'. Las Logias cristianas de los Rosa-Cruces de la Edad Media no han seguido una vía de iniciación diferente. »
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Hot Sonakshi Sinha, Car Price in India