domingo, 27 de mayo de 2012

Técnicas Mágicas



En la magia natural hay dos tipos de energía:

Poder personal
 Es el poder personal, la energía que emana de nuestro cuerpo físico. Cuando gozamos de buena salud, nuestro cuerpo es capaz de producir grandes cantidades de energía.
 Esta energía deriva de la tierra, porque nuestros cuerpos transforman la comida, la luz del sol, el aire fresco y el agua en poder a nuestra disposición.
En magia, transferimos parte de esta energía hacia otros fines. El poder personal es despertado (apretando los músculos), enfocado hacia una meta (a través de la visualización) y liberado para llevar a la realidad dicha meta. Es un proceso simple.
Generalmente liberamos el poder personal de nuestro cuerpo mediante la mano de proyección. Es la mano que utilizamos para escribir; la derecha en la mayoría de nosotros. Si es ambidiestro puede usar cualquiera de las dos.

NOTA: la cantidad de energía descargada por el cuerpo durante la magia no es tan grande como para causar daños a la salud del mago.

El poder de la Tierra
La segunda fuente de energía mágica emana de la Tierra. Aquellos de nosotros que hemos admirado un grupo de árboles, un campo de flores, un lago tranquilo o una cueva hemos sentido ya algo de esta energía que reside en la Tierra.
Los magos sienten incluso cantidades mayores de energía en los objetos naturales y los eligen (según su naturaleza) para que actúen como pilas mágicas en los rituales. Plantas, piedras, lagos, océanos, tormentas, vientos, fuego y muchos otros están incluidos dentro de estos objetos naturales. Cada uno posee tipos de energía distintos y característicos, adecuados para cambios mágicos específicos.
En la magia natural unimos el poder personal con el poder de la Tierra. Esto se hace mediante ciertos rituales encaminados a crear los cambios que necesitamos. El tipo de cambio determina la naturaleza del poder de la Tierra que debemos utilizar.
Absorbemos el poder de la Tierra (y todos los tipos de energía que no se originan en nuestro cuerpo) a través de la mano de recepción (la contraria de la mano de proyección descrita anteriormente). Para la mayoría de nosotros es la mano  izquierda. El poder de la Tierra se divide en cuatro grandes grupos: tierra, aire, fuego y agua. Estos son los Elementos.


La necesidad o meta

No podemos hacer magia sin una necesidad. Si sus necesidades son simples y alcanzables, se verá premiado con el éxito.




Visualización

Es una de las partes más importantes de cada hechizo. La visualización es un proceso natural por el que creamos imágenes en nuestras mentes. En magia, creamos las imágenes de la necesidad y ahuyentamos todas las imágenes del problema. Es decir, debemos vernos con muy buena salud, prósperos o conduciendo un coche, pero nunca vemos enfermos, pobres o caminando hacia la parada del autobús.
Nuestra habilidad para visualizar es una de las más importantes herramientas de la magia. Somos capaces de crear (de ver) el futuro en nuestras mentes. Crear imágenes en la mente durante la magia da una dirección y un objetivo al poder que hemos convocado.
El siguiente paso es una expansión del anterior: vuelva a verse, pero imagínese conduciendo un coche; viviendo en un apartamento nuevo; aprobando un examen o consiguiendo un empleo satisfactorio. Eso es lo que estará haciendo durante los rituales y hechizos: visualizar el cambio que necesita como si ya hubiera ocurrido.
La visualización es el timón de la magia. Se encarga de que la energía vaya al lugar correcto.


El hechizo
Un hechizo es un ritual mágico. Conlleva, a menudo, la utilización de símbolos o de acciones y palabras , movimientos específicos, el uso de objetos y de procesos internos (como la visualización), para crear una manifestación específica.
Los antiguos hechizos no son más efectivos que los nuevos pero para manifestar su necesidad, el hechizo debe estar diseñado para realizar tres cosas:
a) Despertar el poder personal (y. en magia natural, unirlo con el poder de la Tierra).
b) Programar esta energía (a través de la visualización).
c) Liberar la energía.


Cargar
consistente en enviar poder personal a un objeto o a un lugar específico (tales como un recipiente de agua, una vela, una hoja...). Para cargar algo, téngalo en su mano de proyección, visualice la necesidad, despierte el poder personal (apriete los músculos hasta que se estremezca) y proyecte la energía fuera de su cuerpo, mediante la mano de proyección, hacia el objeto.


La voz mágica
Al recitar cantos mágicos y palabras de poder, utilice su voz más firme, más poderosa. Hablar suavemente aminora los efectos de las palabras. Las palabras están ahí para afectarle a usted, no a una extraña entidad o deidad. Dígalas con tanta fuerza como pueda.
Naturalmente, habrá veces en las que tendrá que susurrar las palabras. Cuando eso suceda, ponga tanto sentimiento en ellas como le sea posible. El efecto será el mismo.
Hay hechizos que no necesitan palabras. De hecho, en la magia natural, la visualización es mucho más importante que las palabras. Las palabras se pronuncian para fortalecer el poder personal, excitar las emociones y afinar la visualización. Las palabras son los vehículos que le llevan a su destino, no el mismo destino.

SCOTT CUNNINGHAM
Reacciones:

1 comentarios:

HARLOCK dijo...

Grandes enseñanzas para convivir con la madre naturaleza

Publicar un comentario

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Hot Sonakshi Sinha, Car Price in India